Artículo en Hola.com

tokio-hotel1-a

an estado ausentes varios años así que sus incondicionales están de enhorabuena y ya se muerden las uñas. Fueron un auténtico boom cuando aún no existían en el panorama musical ni Justin Bieber ni One Direction y acapararon un buen número de titulares, creando un estilo propio no sólo con su look sino con sus canciones. De nuevo por supuesto han dado una vuelta de tuerca a su estilismo, tanto que casi cuesta reconocerles. ¿Qué ocurrirá ahora que vuelven? ¿Recuperarán su lugar de honor en el universo fan? ¿Desbancarán a sus “competidores”?

Los alemanes Tokio Hotel regresa cinco años después con Kings of Suburbia, cuyo primer single Love who loves you back es una mezcla de estilos musicales como el rock alternativo y la música electrónica. Los carismáticos hermanos Kaulitz explican por qué han tardado tanto en volver a coger el micrófono.“Musicalmente no sabíamos muy bien qué hacer tras el éxito del último disco. Así que pensamos que sería mejor parar un poco, esperar a estar realmente motivados y saber qué hacer. Un año y medio después empezamos a trabajar de nuevo en el estudio”, explica Bill Kaulitz. Sobre este trabajo, añade que “no se querían centrar en un solo estilo musical”. “No queríamos tocar para un determinado grupo de personas, solo queríamos hacer la música que nos gusta, la música que a nosotros nos gustaría escuchar. Ese era nuestro objetivo”.

Fue en 2009 cuando publicaron su último disco, Humanoid, y entonces decidieron hacer un parón y mudarse a Los Ángeles en busca de nuevos horizontes. Y es que su meteórico éxito desde 2005, con más de siete millones de discos vendidos en 68 países, les colocó en lo más alto del pódium de la música juvenil, pero también les provocó un gran cansancio. “Cuando nos mudamos por primera vez a Estados Unidos, ni siquiera podía oír el nombre de Tokio Hotel. Estaba harto”, dice Bill.

“Necesitábamos averiguar lo que queríamos hacer, alejarnos de la música y la carrera para despejar la cabeza y empezar de nuevo”. “Yo decía ‘no estoy seguro siquiera si deseo hacer esto más’, el precio que tuvimos que pagar, toda la locura, quizá no sea lo que quiero hacer por el resto de mi vida”, menciona Tom. “Aquí, hemos sido capaces de descubrir que queremos hacer música de nuevo” apunta.

FUENTE